viernes, 31 de diciembre de 2010

Navidades

Navidades...Esa fecha en el calendario, que todos estamos deseando que llegue para estar en familia, para tener unas pocas vacaciones, poder descansar y recibir algún que otro regalo.

Lo único que importa suele ser aparentar, que todo esté listo para cuando lleguen los invitados. No pasa nada si les viste a algunos hace un par de horas, cuando lleguen a tu casa, tu tienes que estar vestida como si te fueras de boda y tu casa patas arriba con toda la mesa lista, que seguro que ni la mejor mesa de un palacio puede superar la de tu madre, que con tanto cariño y amor (es lo que se suele decir, ¿no?) ha preparado.

Pero en realidad, podríamos comparar estas reuniones familiares con peleas en un corral; hay que hacer un esfuerzo por ver quién consigue hablar más alto y hacerse escuchar, por ver a quién le ha ido mejor a lo largo del año, quién ha tenido más éxitos y alegrías, se parece poco más a las típicas reuniones de madres en los colegios donde cada cual intenta demostrar que su niño o su niña es la mejor.

Lo malo de estas reuniones es que por mucho que te empeñes en aparentar, en demostrar que eres el mejor y todas esas cosas, a nadie le importa realmente a qué dedicas tu vida, a no ser de que sea algo tan malo que pueda dar tema de conversación hasta las próximas Navidades. Muchas de las personas a las que ves en estas fechas, no las ves más que de año en año y como te descuides, alguno ni se sabe tu nombre... Pero son las Navidades, tiempo de familia.

Es triste cuando llega el momento de dar los regalos, entonces llegan las malas caras, las críticas porque no te ha gustado uno u otro regalo, porque esperabas más... Y es ahí cuando de repente, tras un intento fallido de unión familiar (ya sea la típica cena de Nochebuena, la comida de Navidad o cualquier otra...), vuelve a romperse el pequeño hilo que aún unía.

¿Qué aporta realmente la Navidad? Más allá de gastarte un buen pico en regalos, quiero decir...

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Te odio

¿Cuánto es capaz de expresar una canción?

El título de la que os pongo más abajo es 'Te odio', pero nada más lejos de la realidad.

Transmite muchísimos sentimientos, hace estremecer ver como el uno al otro se van deshaciendo o rompiendo la ropa, por no poder aguantar las ganas de estar cerca. Yo lo interpreto como una comparación, a medida que tiran o rompen más de la ropa, es como si se sintieran más cerca, como que manejan la vida del otro, que tiene en su poder los trozos del otro o los hilos que lo mueven.

Muestra una necesidad mutua, que acaba resultando odiosa. Un amor que no te permite vivir, acaba sin ser amor; es tal la dependencia que te crea, que no puedes ver más allá.

"Te odio, por los días que has estado sin estar"...


http://www.youtube.com/watch?v=7cZYvszjRLA

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Insomnio

Te vas a dormir, esperando que en cuestión de minutos estés soñando con una isla desierta, un mojito en tu mano y la persona que quieres a tu lado; tomando el sol, sin preocupaciones. Pero en vez de eso, cierras los ojos y aún no queriendo pensar en nada, no dejas de darle vueltas a mil y un temas, que en realidad no solo te dan igual, sino que no es el momento para pensar en ello, pero vaya, que no puedes evitarlo y como cuanto más te empeñas en no pensar en algo, más lo piensas, pues...Mal vamos.


Una vuelta y otra...y un par más y sin querer miras el reloj y ya marcan las 3 de la mañana, cuando tu te metiste en la cama a la 1 y poquito. Vueltas y más vueltas, ya no sabes ni en qué piensas, pero el caso es que piensas en algo que no te deja dormir. 


Optas por contar corderitos...Si te funcionaba de pequeña, ¿por qué no ahora también?
Pasas del 1 al 300 y sigues sin poder dormir... Vuelves a empezar y hasta te cansas de contar... Te has aprendido cada recoveco de la cama y encima está caliente, por lo que te destapas, pero claro, hace frío... Empiezas a ponerte nerviosa, no sabes qué hacer ya para conciliar el sueño. Vuelves a mirar el reloj y son las 4. Te prometes a ti misma no volver a mirar la dichosa hora, porque cada vez que lo haces, te estresas más y más, pensando que te quedan tan solo un par de horas de sueño.


Tu cuerpo se queja, necesita descansar; llevas unos días mal durmiendo y eso pasa mucha factura. Hasta tus amigas ya te lo han notado y han hecho comentarios graciosos de las ojeras que llevas, pero sin embargo, tu sigues dando vueltas en la cama.


Entras como en un trance, oyes todo lo que pasa, hasta el más silencioso de los ruidos, pero no puedes moverte, no sabes si estás durmiendo, es un sueño o qué es... Entonces, oyes el ruido de una ducha, unos armarios abrirse y cerrarse y el ruido de una puerta. Empiezas a pensar... "Mi madre se despierta a las 6 todas las mañanas, pero no puede ser que sean ya, hace dos minutos eran las 4...". 


Te asomas a la puerta de tu cuarto y de entre las sombras, aparece tu madre, con cara de cansada, te mira y sigue andando. Igual es todo un sueño, como si tu realmente no estuvieras ahí y fueras una especie de fantasma, pero entonces, ves de nuevo a tu madre, volviendo hacia tu cuarto y te pregunta que por qué estás despierta tan pronto. Si te ha visto, es porque realmente estás despierta, sino, ya sería demasiada cosa rara para una misma noche.


Te vuelves a la cama, después de asimilar que son las 6 de la mañana y que aún no has pegado ojo. Tu despertador tiene que sonar a las 8, pero si no has conseguido dormir hasta ahora, ¿qué te hace pensar que vas a poder en las dos horas que te quedan? Decides irte a desayunar y empezar tu día...


Ya dormirás mañana...

martes, 14 de diciembre de 2010

Faltas de ortografía

A veces acaba siendo frustrante leer a esa clase de personas que no son capaces de escribir una sola línea sin faltas de ortografía. Es cierto, que todos cometemos alguna, yo la primera, se nos pueden escapar, aunque ni eso debería estar permitido; pero no me refiero a faltas tontas, sino a aquellas que te dañan la vista de verdad.


Me acuerdo que hace un par de años, en una fiesta, conocí a un chico que me encantó desde que le vi..hablando con el, pues bueno, no tenía estudios, ni nada, pero parecía interesante. Al cabo de unos días, intercambiamos el messenger y hablando, escribía peor que un niño de 10 años, lo cual fue una auténtica desilusión. 
"Io voy a vajar a pasear al perro y ke aras?" Cosas así, que bueno, yo cuando era más pequeña, acortaba los 'que' con una simple 'q', pero de ahí a no saber ni escribir 'yo', el verbo 'bajar' y poner la 'h' en el verbo 'hacer'...Dejaba mucho que desear. Son palabras tan simples, que crispan mis nervios cuando las veo mal escritas.


Mucha caña dan en los colegios con asignaturas chorradas, que todo el mundo sabe que no valen absolutamente para nada, esas que consideramos "asignaturas maría", que hasta nuestros padres en muchas ocasiones nos preguntan que en esa clase qué hacemos...
¿No sería más lógico machacar a los estudiantes con aprender bien su propia lengua y no perder el tiempo con asignaturas chorrada?
Claro, luego pasa, que a medida que vas subiendo de cursos, tus profesores empiezan a decir que bajan un tanto la nota por cada falta de ortografía que tengas en el examen, pero ¿de verdad esperan que no tengas alguna?, si nunca le han dado mayor importancia...


Recuerdo bien los típicos dictados en la clase de Lengua, donde durante media hora de clase, nos tenían escribiendo a una velocidad que no eras capaz de seguir, para que en la media hora siguiente, ir saliendo uno a uno a la pizarra a corregirlo. Una vez acababa la clase, nadie te explicaba por qué una palabra que habías escrito mal estaba mal... ¿De qué valían entonces esos dictados? Porque en el siguiente, te volvía a salir la misma palabra y volvías a escribirla mal y así una y otra vez...


Dicen que leer mucho, ayuda a corregir la ortografía, pero no siempre es así. Leer te abre un mundo en tu cabeza, pero eso no te da todos los conocimientos que te hacen falta. Además, una persona que deja sus estudios en la E.S.O. porque decide que estudiar no es lo suyo y se pone a trabajar directamente, o hace un módulo de grado medio, que no tiene la inquietud por coger un libro y leer, la enseñanza de algunos colegios les condena a no saber escribir correctamente.
¿Cuál es la solución entonces? ¿Obligar a leer más en los colegios? Quien lee es porque quiere, quien no, buscará por Internet los resúmenes de los libros mandados y con eso se dará con un canto en los dientes.


Parece que entonces las faltas de ortografía están a la orden del día y cada vez hay más gente que escribe mal, excusándose de que así escribe más rápido y que es solo por abreviar. Cada uno es libre de escribir como quiera al final...

lunes, 13 de diciembre de 2010

Borrachas nocturnas

  • No tenemos ni idea de dónde hemos puesto nuestro bolso (¿Seguro que lo cogimos al bajarnos del taxi?)
  • Creemos que bailar de forma provocatica, levantando las manos y moviéndonos el pelo de forma sensual, va a hacer que el capuyo de turno se fije en ti.
  • Cuando llegamos al baño (por octava o novena vez en la noche) nos damos cuenta que la carita de princesita super maquillada con la que habíamos llegado a la discoteca, se ha transformado en una cara de putón verbenero que no hay quién la cambie (Que no nos engañen, el maquillaje infalible de 16 o 24h es un bulo).
  • Cada canción que escuchamos, miramos a nuestras amigas diciendo "¡Jo, tía, nuestra canción!", mientras nos abrazamos y damos gritos y saltos.
  • Cada vez que vemos a alguien que conocemos, nos lanzamos corriendo a dar abrazos, mientras les decimos una y otra vez lo muchísimo que les queremos (No importa si les conocimos la noche anterior, hay que ser sociables).
  • El idiota que tienes al lado que le viste como a un "torrijo" al principio de la noche, resulta que ahora es más atractivo y tiene mucho encanto (A determinadas horas de la noche, o bajas el listón, o te quedas sola).
  • Le gritamos al camarero por ser un incompetente sirviendo copas. "Nosotras habíamos pedido un vodka con limón y esto no tiene vodka" (Claro, ya no podemos ni sentir el saborcito del vodka...).
  • Cuando pensamos que estamos ya por fin metidas en la cama, nos damos cuenta que no es tan cómoda como tu recordabas, se parece más al suelo de la cocina (Total, vas a dormir igual en un sitio u otro).
  • Nos quitamos los taconazos porque pensamos que es por su culpa que no podamos andar rectas.

Antojos

Llevas varios días con la boca echa agua, solo de pensar en esa comida...Cualquier cosa que comes, te recuerda a esa comida tan especial, que por un motivo u otro, te ha tocado el paladar y tienes el sabor ahí intacto.
Tienes la receta en mente, sabes lo que quieres y cómo lo quieres. Hoy es el día en que por fin, vas a volver a probar esa comida que tu consideras un manjar.
Bajas a la calle ansiosa para comprar todos los ingredientes, apuntados en una nota para que no se te olvide nada y así no hacer ese momento tan largo. 
Llegas a la tienda y empiezas uno a uno, a pedir todos los ingredientes... Pero... ¡¡OH, NO!! El más importante no lo tienen... Te recorres varias tiendas y en todas te dicen que si eso, mañana te lo podrían traer... Pero no, tu lo quieres hoy.
Como es el día en que por fin te has decidido a cocinar ese manjar, buscas algo que pueda sustituir a tu ingrediente principal y aunque sabes que no es lo mismo, piensas... Seguro que ni noto la diferencia.
Subes a casa, con una sonrisa de oreja a oreja, te preguntan que fue lo que bajaste a comprar a la calle y el motivo de tanta felicidad, después de haber pasado unos días gruñona.
No contestas, solo quieres hacerte con el control de la cocina y poder usar esas técnicas de cocinera que tienes y con suerte, en no mucho tiempo, tener tu platito en la mesa, listo para comer.
Sigues al pie de la letra la receta, la lees una y otra vez, para que no se te pueda olvidar ningún ingrediente y que no hagas nada mal. Poco a poco, ves que la receta llega a su fin, pero no está saliendo como tu pensabas que saldría...
Empiezas a frustrarte... Solía ser tu especialidad... Pero claro, recuerdas que el elemento principal lo sustituiste por otro parecido. Claro, piensas, ese es el problema... Aunque a pesar de todo, el aroma sigue siendo el mismo y el sabor, pues bueno, tampoco dista mucho del verdadero.
Por fin está todo listo, pones la mesa, sirves los platos...
¡A COMER!
Ves como todos se lanzan como animales hambrientos hacia la fuente donde colocaste todo... Y antes de que ellos lleguen a coger algo tu gritas un "¡Ni se os ocurra, es mio!". Después de la odisea que ha sido, no quieres compartir, lo quieres todo para ti... Para comer, cenar y si acaso comer y cenar mañana también.
Al fin y al cabo, era tu antojo y no el de ellos.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Fábulas


FÁBULA DEL PAJARITO
Esto es un conejito que iba por el bosque y se pone a llover a Cántaros.
Busca refugio y encuentra un árbol hueco, pero dentro había un Pajarito.
Le dice: - "¡Pajarito, Pajarito!, ¡Déjame entrar en el árbol que me estoy mojando!".
A lo que responde el Pajarito: - "No te dejo, que no hay espacio para los dos".
Y el conejito vuelta a insistir: - "Venga Pajarito, qué voy a pillar una pulmonía!"
Y el Pajarito: - "Que te he dicho que no!.
Llovía cada vez más y el conejito estaba ya chorreando.
- "Venga Pajarito, que tengo mucho frío!", insistió el conejito.
- "No te lo repito más, si digo que no es que no!", afirmó con rotundidad el Pajarito.
MORALEJA *: Cuanto más duro se pone el pájaro, más se moja el conejo.

FÁBULA DE LAS HORMIGAS
Esto son dos hormigas que van por el bosque y se encuentran un charco.
Ante la imposibilidad de cruzarlo, esperan por si pasa un animal que pueda llevarlas al otro lado.
En esto que pasa un conejo que se ofrece cruzarlas.
Una de las hormiguitas que era muy cursi le dice al conejo:
- "¡No, no vamos a cruzar contigo porque tienes el pelaje sucio y asqueroso y nos vamos a ensuciar!"
Cuando el conejo se va, divisan un par de pajitas y deciden subirse en ellas, a modo de barca, para cruzar el charco.
Cuando iban por la mitad del charco, un mal viento hizo que las pajitas se hundieran y las dos hormiguitas cayeron al agua.
MORALEJA *: Más vale conejo sucio que dos pajas mal hechas.

viernes, 10 de diciembre de 2010

El toro de lidia

El toro de lidia, o también conocido como toro bravo, es criado y seleccionado principalmente para espectáculos taurinos, ya que los instintos de defensa y temperamento que tienen, junto con algunos atributos físicos, los diferencian de los toros comunes.



La tauromaquia se remonta a la Edad de Bronce, teniendo una gran importancia principalmente en España y en los países de América Central y del Sur, dando numerosos puestos de trabajo, tanto a ganaderos, que se encargan de la cría, como a toreros y demás personal que colaboran en las corridas de todos y encierros. Es un negocio que genera mucho dinero (la compra de un toro ronda entre los 3.000 y 6.000 euros, dependiendo de las características del toro), pero a pesar de ser un espectáculo que forma parte de nuestra cultura desde hace tanto tiempo, se está empezando a prohibir en muchos sitios y en otros se está reduciendo el interés, lo que conlleva a que no sean necesarios tantos toros.


Sin ir más lejos, en Salamanca, 600 de estos toros han ido a parar al matadero. El ganadero José Manuel Sánchez García-Torres, titular del hierro Sánchez Cobaleda, ha perdido cuatro generaciones de toros de lidia, que desde 1924 han ido criando, asegurando que eran toros especiales. Muchos ganaderos están teniendo que sacrificar sus reses, debido a que ya no se compran toros para espectáculos y su cría y manutención es muy costosa. Los ganaderos ven como el trabajo de muchas generaciones se ve perdido y debe ser realmente frustrante, puesto que no les queda más que una pequeña indemnización, que por supuesto, no supera las pérdidas, puesto que aparte del tema económico, son seres vivos lo que llevan al matadero.


Puesto que no es la primera vez que se pierden toros de esta manera, mucha gente empieza a quejarse si es mejor el remedio (prohibir la tauromaquia) que la enfermedad (mandar a tantos toros al matadero). Casos como este, hacen replantearse el futuro de esta raza, la de los toros de lidia, que se sigue manteniendo por la tauromaquia.

Estoy de acuerdo con la gente que piensa que las corridas de toros, es una parte de nuestra cultura cruel; un animal que por el entretenimiento de miles de personas sufre. Pero no podemos renunciar a un espectáculo de tantos años de historia y cultura.
Me atrevería a comparar la prohibición en algunos sitios, con la retirada de ciertas estatuas por toda España y el cambio de nombres de calles, por lo que simbolizaron en el pasado.
Todo forma parte de la cultura y de la historia de un país y se debe mantener, a pesar de que muchas personas estén en contra de ello.
¿Acaso no es cruel llevar un abrigo de piel? Y casi nadie se queja... Si supieran la manera en la que han matado a esos pobres animales para hacer sus abrigos...

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Borrachos nocturnos

De esto que estás en la discoteca, bailando con tus amigas, creyéndote la reina de la pista, riéndote de todo y de nada a la vez y tiene que venir el pesado de turno, a decirte estupideces. Pero claro, hay diferentes tipos de pesados... El que va de enamorado (borracho perdido), el chulo-playa (también borracho, pero encima se cree guapo) y el payaso (borracho y gracioso).

Empezaré con los borrachos perdidos, que van de enamorados...De ellos diré que lo peor, no es que te piropeen, porque a todas nos gusta que nos regalen un poco los oídos de vez en cuando... El problema es cómo lo hacen... Se te agarran a la cintura, a veces hasta te tocan el culo, te agarran de la mano y se te acercan demasiado al hablar. Si a eso le suman la manera en la que te hablan, ¡apaga y vámonos! Parece que tienen como una patata en la boca, no son capaces casi de gesticular, demasiado alcohol, diría yo...

Lo único gracioso de todo, son los "piropos" que te dicen...
- "Nunca había conocido a una chica como tu" (Si, claro, porque no te acuerdas de ninguna la mañana siguiente).
- "Eres súper guapa" (Mejor dime eso mañana, cuando seas capaz de ver algo más que mis tetas).
- "Que ojos más bonitos tienes" (Pero si ni me los has mirado, cara dura).
- "Me enamoraría de ti sin pensarlo" (Te he escuchado decirle eso también a 3 de mis amigas antes).
- "Si me dieras una oportunidad...bufff...me harías feliz" (Yo sería más feliz si te largaras por donde has venido).

Luego están los chulo-playas... Van de machitos, mientras se medio caen por los suelos, pero siempre manteniendo su imagen de tipo duro. En realidad, estos son los que más pena me dan, porque a los primeros, es fácil echarles (tras insistir más de 5 minutos...) pero a estos... es como un imposible y si finalmente lo consigues, te insultan mientras se van, o te miran mal. Sus típicas frases son...
- "¿A que nunca habías conocido a un tío como yo?" (Ni ganas, gracias).
- "Yo sé que te enamorarías de mi" (Sobre todo del espacio vacío donde debería ir tu cerebro).
- "Mira que brazo tengo, entreno todos los días" (¿Crees que me importa?).
Y lo mejor, cuando llegas al tema... "¿A qué te dedicas?"...Y te contestan... "Vivo la vida, te dejaría vivirla conmigo, mira qué honor" (Me da la risa...).

Y por último están los payasos... Quizás sean los que lo tienen más fácil a la hora de ligar... Porque no te piropean (aunque a veces también lo hacen, pero de forma más sutil), intentan hacerte reír a toda costa y aunque a veces CANSA, normalmente, te entretienes hablando algo más con ellos, pero tampoco suelen conseguir nada...

Resultado, sé diferente a los demás, procura no beber, que encima el aliento a alcohol es lo peor (y mucho más el del whisky o el del ron, que es lo que la mayoría de los hombres beben). Haz que la chica no sienta que si con ella no consigues nada, vas a ir a por la que tiene al lado. Trátala con respeto, sigue sus reglas, no quieras ir rápido, habla, pregúntala... Así, tendrás todo hecho.

martes, 30 de noviembre de 2010

I need you :)

No entiendes qué es lo que me hace quedarme pensando en ti, pero desearías saberlo, sé que te lo preguntas una y otra vez y ya la desesperación, te hace preguntarme a mi... Tienes una segunda oportunidad para descubrirlo, pero seguro la dejas pasar.

Si solo supieras de qué hablo cuando estoy con mis amigas divirtiéndome... Tendrías la oportunidad perfecta, de saber qué decir, qué hacer y cómo ser... Podrías ser una hormiga y vivir en mi cuarto, sabrías todos mis secretos, descubrirías mis miedos y te enterarías de mis peores pesadillas. Estoy segura de que te encantaría saber las cosas que hago y la de veces que pienso en ti. Pero por el contrario, paso las noches solas, pensando qué estarás haciendo tu, acordándome del último rato que compartimos juntos...

Si te hiciera una promesa, la cumpliría. No desearía perder el verte cada segundo del día, de esa forma, además, tu no tendrías ninguna duda nunca. Cariño, tu nunca me perderás.

Quizás solo es falta de un poco de comunicación... Eso solucionaría todos nuestros problemas. Lees mala prensa, te dejas informar de los peores; intentas estar al día y lo único que haces es retroceder en el tiempo con nuestra confianza. Pero a pesar de todo... Te quiero más ahora, de lo que te quise ayer...

No one can take your place...

domingo, 28 de noviembre de 2010

Solo es esto y eso es todo

Quiero ser mala, que la gente tiemble cuando me vea pasar. Quiero que sientan miedo. Quiero que a nadie más se le ocurra jugar a algo que puede ocasionar un dolor sentimental. Quiero marcar las reglas, ser yo la que siempre gane y nunca, nunca más mirar atrás.


Tengo todo, todas estas estrellas, corriendo por mi cabeza, dando vueltas de un lado a otro, que me dicen qué hacer y cómo ser; me lo ponen fácil para conseguir mis propósitos, porque me dicen qué camino seguir. No quiero hablar, quiero lanzarme, mira mi posición... Si presionas sobre mi, estallará esa personalidad y ten cuidado, que ya no me ando con tonterías.

Esto no se trata de ti, raro, ¿verdad? pues así son las cosas... Pero tampoco se trata realmente de mi. Es como un aviso, por quienes bailan dando vueltas, por los lobos que aullan en la noche. Soy una marca en un contador, muchos no llegaron a tiempo y ahora es tarde para todos. Es como si ya no quedase inocencia, ya no me preocupan demasiadas cosas... Quiero ser una chica de esas sin preocupaciones, de las que da igual que sea mañana o ayer.

Las promesas vacías se desgastan. La verdad ya no importa hoy en día, ponemos el listón bajo con todo y así nos va... Cero aspiraciones y si a eso le sumas que nos olvidamos hace tiempo de lo que significaba la palabra honradez, ¡apaga y vámonos!
Solo es esto y eso es todo.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Más allá de lo normal

«¿Ha tenido usted alguna vez, cuando creía estar completamente despierto, la impresión intensa de ver a un ser viviente o un objeto inanimado, de sentir su contacto o escuchar alguna voz, sin que, hasta donde pudo descubrir, esta impresión se debiera a ninguna causa física exterior?»
Esta pregunta se les realizó a algunos británicos, cuando en 1882, se creó la Sociedad para la Investigación Psíquica de Londres, donde realizaban estudios sobre algo común en todas las culturas, fantasmas, espectros, almas encadenadas, presencias, etc.

¿Quién cree en lo paranormal? Yo siempre he sido muy escéptica en este tema. Prefería no pensar que podían pasar cosas que la mente no entendiese, porque no conseguía creérmelo, aunque siempre, hay que tratar estos temas con mucho respeto; nunca sabes si realmente son ciertas las historias, o no.

Después de que una amiga viniera a verme y me contara unos sucesos un poco escabrosos que le han pasado en las últimas semanas, me he parado a pensar si realmente estamos solos como pensamos, o hay espíritus, almas atrapadas, fantasmas, etc., como alguna gente asegura.

Es cierto, que hay gente que tiene más sensibilidad que otras a la hora de percibir. Aunque estoy casi segura, que a lo largo de nuestra vida, a todos nos ha pasado o nos pasará, alguna historia que no somos capaces de comprender, ni tampoco queremos; porque nos asusta el no entender ciertas cosas, el pensar que después de la muerte quizás exista algo más. Más allá del terror que producen los fantasmas, los espectros, o las almas, parece existir una realidad sobrecogedora, donde lo físico y lo metafísico se confunden.

¿Y tu? ¿Piensas que estamos solos?

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Contigo hasta el final

Me hace sentir tan bien, me voy a dormir con un buen recuerdo del día, con unas sensaciones positivas...

"Después de la tormenta siempre llega la calma". Muy acertado mi amigo Alejandro Sanz... Y es que no hay mal que por bien no venga.

Luchamos en un Coliseo, bajo la atenta mirada de la gente, que pide más y más lucha, quieren ver sangre, sufrimiento y dolor, sobre todo mucho dolor. Y cuando llega el momento final, en el que uno de los dos tiene que dar la última puñalada, es el mismo público el que decide si debe dársela o no. Pero aquí el público no manda, no tiene ni voz, ni voto; solo observan impacientes por ver el desenlace, el final de la historia.

¿Y cuál es el final? Una mirada sincera, una sonrisa cómplice y una caricia tierna. Unos sentimientos fuertes, que a pesar de las tormentas, se mantiene ahí, intactos, estables a pesar del mal tiempo. Porque no importa lo que pase, no importa lo que digamos o callemos, para los buenos y malos momentos, sé que tu estás ahí y yo también.

Intento siempre que sonrías para mi, porque me haces ver que todo está bien, que no hay de qué preocuparse.  Contigo soy capaz de todo, me haces fuerte, me haces sentir bien. Me das la confianza necesaria para que pueda contarte todo y sé que siempre sabes la manera de ayudarme.

Contigo hasta el final :)

martes, 23 de noviembre de 2010

Sentimientos irracionales

Temblorosa te miro y sonrío... No soy siquiera capaz de decir una mínima palabra... No se me pasa nada más por la cabeza, porque no hay nada más aparte de ti cuando estamos juntos.

Parada, así es como estoy.
Mirándote fijamente. No puedo quitar mis ojos de tu mirada, es como si me absorviera y me atrapara.
Soñándote e imaginándote. Allá donde mi mente va, tu también.
Es como un examen, un pulso que nunca gano.
Sentimientos irracionales, que se escapan, que no me permiten agarrarlos y plantarles cara. 
Hay cosas que pueden llegar a herir mucho más que una simple frase.
Juegos que hacen perder el control de la situación.
Caídas que acaban en tus brazos.
Un futuro perfecto auguraban, una felicidad interminable. 

Sé que no puedo pedirte más, sé que no soy quién para intentar cambiar las cosas... También sé que se pasó nuestro momento, que la hoja ya cayó, que ya no hay vuelta atrás.

Intento correr, irme lejos, no tener que pensar qué hacer, ni como actuar... Pero no puedo dejarlo, no puedo dejarte, NO QUIERO... Es como una droga, me incitas, me dejas siempre con ganas de más. Acaba siendo un quiero y no puedo.

¿Por qué tienen que ser tan complicadas las cosas? ¿Por qué no podríamos simplificarlas un poco? Buscar una luz y seguirla, que tu seas mi recta y yo la tuya y no ser más un círculo cerrado que no lleva a ningún lado.


Al final, es la misma historia de siempre, conversaciones sin terminar y un final sin cerrar...

domingo, 21 de noviembre de 2010

Ganaste mil pulsos

Han pasado ya algo más de dos meses... Y tu recuerdo sigue tan presente como el primer día. Pensé que poco a poco, iría olvidándome un poco de aquél momento, pero no es así y aún se me hace duro volver a casa y ver que no estás.

En cada momento de bajón que tengo, pienso en que si estuvieras aún aquí, estarías conmigo... Y me gusta irme a tu rincón cuando tengo que pensar; me hace recordar cuando seguías danzando a tus aires por la casa y cuando me veías ahí te quedabas a mi lado sin moverte, haciendo como que tu también pensabas conmigo.

Me levanto muchas mañanas, pensando que se me olvidó darte de comer, que no te dejé el agua puesta y que mi madre tampoco lo hizo. Llego muchas mañanas de fiesta y lo primer que pienso es... ahora arañará un poco la puerta para que vaya a hacerle unas caricias, para que no me olvide que está ahí. Abrir armarios y que no vengas corriendo a donde estoy porque quieres tus galletas.

Había noches en las que iba solo a chincharte un poco, a jugar contigo, olvidándome de tus mil y un problemas. Si te hubiera cuidado mejor... Si hubiera sabido antes todo lo que te pasaba... De haber hecho las cosas un poco mejor... Ganaste mil pulsos, pero el último fue demasiado para ti... Pero siempre te llevo conmigo.

¿Recuerdas la semana que viviste en mi armario, porque no sabía como decirles a mis padres de tu existencia? No sé si te elegí yo, si me elegiste tu o si fue cosa del destino...
Mi regalo de Reyes, mi nueva alegría, fuiste tantas cosas ese día... Todos en casa se quejaban, pero no tardaron ni dos días en ser los primeros que iban a hacerte carantoñas, a cogerte y jugar contigo, a preocuparse por ti.

Recuerdo las palabras de alguien a los pocos días de que te fueras: "Aguantó a que volvieras de tus viajes para irse tranquilo, para poder despedirse".

Quien nunca ha tenido mascotas, puede que encuentre absurdo el echo de que un animal pueda llegar a significar tanto para alguien, hasta yo pensaba así antes de tener uno. Pero lo cierto es, que después de tantos años, se hacen un hueco demasiado especial.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Estado ñoño

"Amo y no soy correspondida, me aman y no sé corresponder"

Dicen que amar duele, que querer en realidad es fingir que todo va bien. Sonreímos por aparentar que tenemos todo bajo control, creemos que soñar ya es cosa del pasado, porque ni aún así, conseguimos arreglar el mundo.

Es algo bien sabido, que el amor no es un juego de niños, que no todo son alegrías y momentos tiernos. La gente pinta eso de enamorarse como algo fácil; que cuando te llega esa persona especial que te ilumina, tu camino da un giro radical y por fin, tienes alguien que te ayuda a caminar recto, sin desviaciones posibles.

Me miras y yo tiemblo, de imaginar que al menos en ese instante, estás pensando en mi. Me convierto en una niña cuando estoy contigo, cambio mis piernas por gelatina y mi cerebro por corazones vacíos, queriendo ser llenados.

No sé si es tarde o no; no debería haber un momento de cierre, de adiós... Busco razones para no pensar en ti, pero se me acaban. Se me nota que cada frase que digo, tiene algo que ver contigo. Un quiero (dejar de pensarte) y no puedo (mi vida gira en torno a ti).

Me naces, me tientas
me acaricias, me sonríes
me miras, me tranquilizas
me observas, me paralizas
me sueñas, me despiertas
me callas, me hablas
me tienes, me amas
¿me amas?

jueves, 18 de noviembre de 2010

Futuro

¿Quién no se acuerda ya de los míticos test que nos hacían en los colegios o institutos para ver hacía que rama deberíamos tirar en nuestros estudios?

Recuerdo 6º de Primaria, tenía Francés como optativa y mi tutora me recomendó que me cambiara a otra cosa, que los idiomas no eran lo mio, puesto que el inglés no lo llevaba demasiado bien. Ella aconsejó a mis padres que quizás sería una buena idea que hiciera un módulo al acabar la E.S.O. porque igual el Bachillerato era muy duro para mi. Pues bien, hace poco me la encontré y me preguntó que qué tal me iba todo, que a qué me dedicaba y esas cosas. Me gustó mucho la cara que puso cuando la dije que hablaba inglés perfectamente, que ahora me dedicaba a aprender italiano y que estaba feliz estudiando Periodismo.

Fui pasando de cursos a regañadientes con los profesores y en los test, siempre me decían lo mismo. "No creo que llegues a estudiar una carrera, no creemos que sea lo tuyo". Ahora echo la vista atrás y me río.
La verdad, que tengo demasiado que agradecerles a mis padres, de no haber sido por ellos, seguramente habría hecho un módulo y ahí habrían acabado mis estudios.

Después de un año en Estados Unidos, acabando el Bachillerato, decidí pasarme por mi último colegio; ese en el que me daban por un caso perdido en cuando a mi futuro. Fui saludando uno a uno a mis profesores, preguntándoles qué tal habían acabado el año anterior mis compañeros.
"Pues Fulanito que era el número uno de la clase no aprobó la selectividad y se vuelve a examinar este año. Menganito se fue al extranjero a tomarse unos años sabáticos porque también suspendió. Y el resto, pues están haciendo módulos en universidades privadas".
Cuando de pronto, me preguntaron a mi, no sabía ni qué contestar... Me quedé bloqueada pensando como durante tantos años me habían puesto como ejemplos a seguir  a mis compañeros y ahora era yo la que iba por delante de ellos. Dije que todo me iba bien y que estaba contenta con mi carrera (se pensaron que les estaba tomando el pelo, pero bueno) y que esperaba en unos años poder volver enseñándoles mi título de Licenciada en Periodismo.

En realidad, todo esto viene a que NUNCA deberíamos dejarnos influenciar por lo que unos profesores digan. Tuve suerte de que mis padres no quisieron escuchar como los profesores decían que no llegaría a nada y lucharon por que no fuera así; pero ¿Y de haber sido al revés? ¿Cuántas personas habrá que como yo, sus padres hicieron caso al os profesores?

martes, 16 de noviembre de 2010

Chistes de militares

1- El recluta en el servicio militar: A mí me gustaría ser marinero. ¿Sabe usted nadar? ¡Cómo! 2- ¿Es que ustedes no tienen barcos?
3- Un general, al ver la nómina de los sueldos de todos los soldados, dice al cabo pagador: ¿Y quién es ese Total que gana más que yo?
4- Ingresan nuevos reclutas a la reserva militar, el coronel pide que se formen en fila y que se enumeren del 1 al 7. Del 1 a 6 los reclutas dicen con voz alta su número, 1, 2, 3, etc. el séptimo con voz sexy dice: -¡Siete! El coronel frunce la frente y repite algo enojado: -Por favor volver a decir sus números. Y nuevamente 1, 2 y el séptimo nuevamente con voz sensual dice: -¡Siete! El coronel muy enojado se acerca al recluta y le dice con voz fuerte: -A mí me gustan los hombres. Y el siete contesta con voz sensual: -¡Que bien, a mí también!
5- En el ejército el Sargento al pasar revista a los soldados dice: ¡Soldados! ¡Armas al Hombro! Y sorprendido dice: ¡No Hombre! ¡El del tanque no!
6- ¡Capitán, capitán, que vienen los indios! ¿Y en qué plan vienen? Deben venir en plan de ligar, porque vienen todos pintados.
7- Estaba un militar frotándose una bala contra la cabeza, la miraba y se la volvía a frotar, la miraba otro poco y la empujaba contra la cabeza, hasta que la mira y concluye: -No, lo que mata es la velocidad.
8- Un soldado le dice a su general: General, hemos perdido la batalla. Y el general le contesta: ¡Pues búsquela!

9- Se abre el telon y aparece Francisco Franco fumandose un porro, se baja el telon ¿Cómo se llama la canción? - Paquito el chocolatero
10- Estaban formados los soldados y en eso el general le pregunta a un soldado: -Soldado Maclovio, ¿Para usted qué es la patria? -Para mí la patria es como si fuera mi madre, general. -Muy bien muchachito, muy bien. -Soldado Cornelio, ¿Y para usted qué es la patria? El soldado Cornelio se queda pensando y dice: -Para mí es como si fuera mi tía, general. -¿Y por qué? -Porque aquí, el soldado Maclovio es mi primo.

11- Un Sargento le dice a los soldados: ¡SOLDADOS, PRESENTEN ARMAS! Y los soldados dicen: Hola, mucho gusto, le presento a la pistola.

12- En un fuerte viene el vigía y le dice al capitán: -¡Capitan, capitan, que vienen los indios! -Pero, ¿Son amigos o enemigos? -Parece que son amigos, porque vienen todos juntos.
13- Los enemigos vienen a atacar, dice el comandante, así que le pregunta a un soldado: -¿Como, cuántos son? El soldado responde: -Como 1001. -¿Y cómo sabe que son 1001? -Es que viene uno adelante, y como mil atrás.
14- Le dijo el soldado al cabo: -Mi cabo no cabo en mi cama. Y el cabo le dijo: -No se dice cabo se dice quepo. -Mi quepo no cabo en mi cama.
15- El Sargento le pregunta al soldado: - Soldado, ¿porqué no fue ayer al entrenamiento de ocultamiento y camuflaje? -¿Quién dice que no fui?

lunes, 15 de noviembre de 2010

Viajar y leer

¿Qué es viajar?
Es descubrir nuevos sitios,  perderte por calles que no sabes dónde acaban y encontrarte con el lugar más insólito del mundo, que jamás hubieras podido imaginar.
Viajar es conocer, es aprender, es disfrutar, es evadirte de un mundo y adentrarte en otro.

¿Qué es leer?
También es conocer, aprender y disfrutar; también es viajar y descubrir nuevos sitios.

¿Alguna vez has cogido un libro pensando en viajar?
Yo sí y disfruté igual o casi incluso más, que cuando he viajado por el mundo. Es más divertido, más placentero, porque no sólo puedes conocer sitios, sino que además, puedes imaginarte otros muchos, que quizás, no están a tu alcance (bien puede ser por motivos económicos...).

¿Puedes volver al pasado viajando?
No, pero si leyendo.
Puedes ponerte en el papel de un judío cuando los campos de concentración nazi. Puedes ver cómo vivió un americano el ataque a Pearl Harbour.
Te permite descrubrir qué fue lo que realmente pasó en cada momento, más allá de lo que te cuentan los libros de historia; por que te deja ver las diferentes versiones de cada acontecimiento, como por ejemplo, cómo fue la Guerra Civil Española para un hombre del bando nacional, o para otro hombre del bando republicano.
Todas esas historias, que aún viajando, no podrías imaginar o descubrir.

Me encanta viajar, lo reconozco; antepondría cualquier cosa a un simple viaje de dos días. Pero también afirmo que un libro, puede aportarte más cosas que una escapadita.
No necesitas pagar, no necesitas perder tiempo desplazándote, no necesitas buscar a la persona adecuada que comparta tus gustos a la hora de viajar. Sólo necesitas un libro.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Porque hemos estado juntos, aunque nunca fue real

No sé qué pasará mañana,
no me importa qué fue de aquél ayer
que como un velo, se tiñó de negro,
siendo cómplice de nuestros sentimientos.

Hemos estado juntos,
yo ayer te soñé
y entre lágrimas me desperté,
no quise negarme a la evidencia
de que conmigo tu no estabas.


Te busqué,
en mil y un puertos,
embarqué en cientos de barcos
con tu nombre tatuado en mi pecho,
esperando encontrarte.

Varios meses han pasado
y mi búsqueda no cesa
no me canso, ya no lloro,
no me pesa más el no verte.

Yo sé lo que siento,
yo sé que te tengo,
no me hace falta roce alguno
para saber que contigo yo siento.

Que así sean 200,
que 494, la distancia no importa;
porque hemos estado juntos,
aunque nunca fue real.

martes, 9 de noviembre de 2010

El perreo

El reggaetón, ese género musical aún a medio descubrir. Pocos saben cuales fueron sus comienzos, quiénes fueron los primeros artistas. Se cree que empezó en Panamá o en Puerto Rico, por aquél 1970...

Todos conocemos las típicas canciones de Daddy Yankee, Omega, Wisin y Yandel y otros muchos, que no dejan de sonar por las discotecas a las que vamos. Todos los cantantes, en su inmensa mayoría, son hombres, rodeados en sus vídeos de mujeres, alardeando de dinero, cadenas, coches y demás lujos. Este estilo deriva del reggae y el dancehall, con algunos elementos del hip-hop y de la música hispana.

El problema de sus letras, es que en muchas ocasiones, son muy sexistas, sin ir más lejos, la canción de Purpurina, de Alberto Gambino y dejan el papel de la mujer como el de una simple sumisa. A pesar de eso, tiene letras pegadizas y consiguen que te sientas identificado con muchas de las cosas que cantan. Todas las canciones siguen como un mismo patrón, en cuanto al ritmo se refiere. Con un ritmo repetitivo, es fácil de bailar, provoca movimientos sensuales, a la vez que te obliga casi el ritmo a bailar pegado a alguien. Incluso para las personas arrítmicas, resulta fácil bailarlo.


Ya no hay discoteca en la que no pongan alguna canción de reggaeton; sino es la versión original, es una mezcla que algún DJ a hecho. Pero de una manera u otra, se han ido haciendo famosas todas las canciones que han ido saliendo. La gente ya no busca tantas discotecas de "pachangueo", sino de reggaeton, sitios para lo que ahora se llama, "perrear".

http://www.youtube.com/watch?v=UgwarDg6np8

viernes, 5 de noviembre de 2010

Fiesta sorpresa

Entrar por la puerta de tu casa y ver ahí a toda tu gente, a tu familia, todos sonrientes gritando "¡Sorpresa!"... Algo te olías, estabas un poco mosca con el tema, pero ni pensabas que de verdad fueran a ser capaces de armarte semejante fiesta. Otro año más se repite la misma historia, pero con otro protagonista.

Todo está listo al fin para esta noche, todo bien organizado (o eso creo)... Solo espero que nadie meta la pata, ni se vaya de la lengua. Cuando se organizan estas cosas, mucha gente suele al final decir algo que no debe.

Empiezas una semana antes a planear todo, llamas a los amigos, a algunos que ni siquieras conoces, a otros que aunque no te caen bien, no tienes más remedio que invitar. Indagas teléfonos que te faltan, nadie puede faltar, todos los importantes deben estar ahí.

Te encargas de buscar una buena excusa para cada persona, que todo el mundo le mienta, que sean capaces de ocultarle el verdadero plan de la noche, eso lleva a que se frustre; todos tienen planes menos el, todos salen menos, pero nadie le ha llamado, nadie le ha invitado, nadie se ha acordado de que la semana que viene será su cumpleaños.

Quizás no sea la más adecuada para organizarle la fiesta, suelo meter mucho la pata con estas cosas. Sin ir más lejos, hoy mismo casi descrubre todo el percal, pero menos mal tuve una salida rápida y no se destapó nada.

No necesito tampoco un por qué, para organizarle esto, pero lo diré. Día tras día, a pesar de las disputas que tengamos, a pesar de los malos entendidos y a pesar de todo, demuestra estar ahí. Me escucha cuando llego suspirando por una cita, me da una colleja cuando me paso de lista, hace de asesor personal de moda, a pesar de que odie como visto, pero lo más más importante, se preocupa de que siempre, siempre esté bien y sonría.

Feliz cumpleaños Javivi, espero te guste la sorpresa.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Trabajos cutres

Esa clase de trabajos en las que te pagan dos duros y nunca mejor dicho, porque lo que son euros, ves más bien pocos... Donde te explotan, donde no puedes casi ni parar a tomar un café, donde tienes que madrugar para que luego te tengan esperando un buen rato, donde nadie entiende realmente qué tienes que hacer, donde no te tratan con respeto porque para tus jefes no eres nadie.

Sí, hablo de mi trabajo (uno de esos tantos, que duran escasos días y no aportan nada a mi currículum) y no es imaginario, que quede claro.... Ahora vendrán las típicas preguntas o comentarios...
-¡Ah! Pero que... ¿Tu trabajas?
- Dormir no es trabajar.
-Venga, ve a contarle a otra persona que trabajas, que yo no me lo creo.

Vale que puede que no sea la persona más trabajadora de este mundo, vale que no de palo al agua nunca, no tengo ningún problema en reconocerlo. Me quejo de que hay poco trabajo, pero los pocos que me salen, muchos ni siquiera los acepto; pero es que, la verdad, por menos de 6 euros la hora, no voy a dejar que me exploten. También debería reconocer que quizás si que he sido un poco niña de mamá y papá y que casi siempre me han dado todo hecho, a pesar de haber trabajado de vez en cuando, y no me he tenido que hacer valer del todo por mi misma.

Pero también tuve mi época de trabajadora, cuando decidí que yo daba la vuelta al mundo y me lo comía a bocados, cuando me creía que yo sola era capaz de levantar el país, cuando por no conformarme con un solo trabajo, tenía 4 o 5 y cuando llegaba final de mes y me volvía loca pensando en qué gastarme todo el dinero; porque claro, con 18 años, ¿En qué vas a gastarte el dinero sino en ti y en tus tonterías?

Dicen que no se valora el dinero hasta que ves todo lo que hay que trabajar y hacer para conseguirlo. Fui una niñata inmadura al no saber valorarlo y una tonta por desperdiciarlo con cosas absurdas, en vez de haberlo ahorrado o haberlo invertido en cosas útiles. Pero ahora ya es tarde. Ahora seguiré vagando de trabajo cutre en trabajo cutre, cosas de la edad, supongo.

martes, 2 de noviembre de 2010

Universitarios

Un par de horas al día, unos días a la semana, no es tan cansado como lo pintamos, ¿no?.

"Botellones" entre semana, jueves de fiestas universitarias, la no obligatoria asistencia en la mayoría de las clases, jugar al mus en la cafetería... Que hablando de la cafetería, ¡Qué grande ese sitio! Punto de reunión cuando las clases son aburridas y da pereza entrar, donde de una tontería se puede sacar un tema a debatir que de seguro es más interesante que las clases.

Nos creemos que es una vida dura, que nos hacen estudiar mucho, que nos machacan con cosas absurdas que cuando acabemos la carrera nos seguiremos preguntando para qué nos valían y en el fondo es verdad, la mitad de las cosas que damos, no nos servirán para nada. Muchos puede que ni trabajemos de lo que hemos estudiado. Pero por suerte o por desgracia, nos diferenciamos del sistema americano en este sentido; allí saben mucho de poco, aquí sabemos poco de mucho. Quizás sea algo bueno, o quizás algo malo, pero el fin de una carrera también es que seas capaz de mantener una conversación, que puedas participar hablando de cualquier tema. No somos robots.

Reconozco que también es frustrante que tras 4, 5 o incluso más años de estudio, nos contrate una empresa como simples becarios para hacer fotocopias o el trabajo "sucio" que ellos no quieren hacer, que no nos valoren demasiado por ser jóvenes sin experiencia alguna, pero ¿qué experiencia quieren que tengamos si nadie nos da la oportunidad de tenerla? Y eso por no hablar de los salarios de explotación a los que nos enfrentamos; independientemente de la crisis que exista en España, los salarios de los becarios son tan sumamente bajos, que ni siquiera le permiten a alguien que venga de otra ciudad, poder alquilar un piso en condiciones y subsistir. De ahí las quejas de muchos padres, que si mi hijo no se independiza, que si tienen 28 años y me siguen pidiendo dinero como si de una mensualidad se tratase, etc.

A mi me hace gracia cuando me preguntaban, ¿A qué aspiras en esta vida?... Solía contestar diciendo: pues con un buen trabajo, un buen sueldo, me conformaría, ya sabes, lo típico. Ahora me limito a contestar que con ser feliz me conformo y a mis padres les digo que no se desacostumbren a verme todos los días, que aún les quedan muchos años de verme en casa día tras día y medio mantenerme.

Así es la vida universitaria... Un futuro abierto con pocas expectativas.

"La vida estudiante es la vida mejor, sin estudiar, sin trabajar y con la botella de ron"

lunes, 1 de noviembre de 2010

Sexo en adolescentes

Se describe la adolescencia como esa época tormentosa, de conflictos constantes dentro de la familia. Se producen numerosos cambios en esta fase de la vida, sobre todo físicos y emocionales, siendo los primeros los más notorios. Y es cuando todos estos cambios ocurren, que los jóvenes se empiezan a descubrir a sí mismos y con estas intrigas, nace también la iniciativa de descubrir a los demás.

Todavía me acuerdo cuando en el colegio de monjas al que iba nos hablaban del sexo como un tema tabú, como algo que estaba mal visto y que no debíamos practicar, hasta que encontrásemos a esa persona adecuada que pensásemos que duraría toda la vida; o cuando los padres, por fin se atrevían a empezar a contarte que tu no habías venido con la cigüeña (a pesar de que tu ya lo sabías) y te decían que para que pasase algo con otra persona, debías pasar antes por el altar.
 
Pero siendo realistas, hoy en día, la media de edad de los adolescentes españoles, a la hora de estrenarse en las relaciones sexuales es de 14 años y aunque nos sorprendemos de esta precodidad y nos preocupe, los ingleses, franceses y portugueses, entre otros países europeos, van mucho más adelantados, según estudios que se han realizado, donde allí la media de edad es aún más baja.
 
¿Dónde se quedaron los Action man y las Barbies? ¿Dónde se quedó el vivir la infancia hasta que te hicieran crecer? ¿Dónde se quedó la historia perfecta de Peter Pan? Esa época en la que lo más importante era que te compraran cromos para hacer cambios con tus amigos, cuando a las 8 de la tarde tenías que estar en casa y te habías ido simplemente con tus vecinas a comprar chuches por tu barrio y ahora sin embargo, no llegan a casa hasta las 10 y se han cambiado las tardes de paseos por la moda del "aquí te pillo, aquí te mato". Ahora incluso se ve mal un chico o una chica que a los 18 años siga siendo virgen. Es triste que se deje la infancia y el ser un niño sólo por la opinión que puedan tener tus amigos sobre tu sexualidad y lo peor de todo, es que aquellas personas que por un motivo u otro, deciden esperar más tiempo, luego acaban teniendo problemas a la hora de encontrar una persona con la que compartir su vida, por las prisas que se tienen.



La actividad sexual entre los adolescentes ha aumentado en la última década, especialmente en las mujeres. En comparación con los chicos, las adolescentes valoran más los aspectos afectivos de la sexualidad, suelen dejar el primer contacto sexual, para que sea con su primer novio y suelen tender a tener relaciones estables; aunque como todo, se habla de una mayoría, dejando fuera todas las excepciones posibles. Para muchos, el salir de fiesta hoy en día, significa salir en busca de alguien con quien pasar un buen rato, olvidándose del romanticismo que una primera cita puede tener, sin importar que pueda pensar o sentir la otra persona después o sin siquiera preocuparse porque sea un sitio decente. 
 
Luego es cuando llegan los problemas, embarazos no deseados, dudas sobre el aborto, píldoras del día después... ¿Acaso es la solución esa¿ ¿Alternativas después del acto? ¿No sería mejor pensar y luego actuar?

jueves, 28 de octubre de 2010

Sin sacrificios, no hay victorias

Querría empezar mencionando la gran labor de los médicos, los arquitectos, los barrenderos, los ingenieros, los bomberos, en fin, todas las posibles profesiones que existan, porque su labor es tan importante como la de un militar y no se debería menospreciar ninguna. Pero bien quiero decir, que sintiéndome en mi libre poder de expresión, alabo a los militares porque me siento orgullosa del servicio que las Fuerzas Armadas prestan a este país. Envidio el valor y el coraje que tienen al alistarse al ejército, sin saber cuál será su destino. También es verdad, que muchos soldados se unen al ejército como una fácil salida profesional, pero no saben que no es oro todo lo que reluce y algunos no son capaces de siquiera aguantar el campamento militar.

No hay que sentirse culpable ni muchísimo menos de la muerte en acto de servicio de un militar, puesto que no es culpa nuestra su decisión de dar la vida por su país. Pero lo que mucha gente no sabe, es que excepto unos cuantos jóvenes alocados que buscan experiencias y dinero, nadie va por gusto a una misión de guerra. Morir no es plato de buen gusto para nadie, pero ellos deciden que de morir, prefieren hacerlo con orgullo y honor por su país, por unos ideales en los que creen. Y ahora, preguntaros en qué otro trabajo te dan una orden y la cumples antes de preguntar siquiera el motivo. En todas las profesiones se pagan las guardias y las horas extras, pero nadie sabe que un militar que se marcha de maniobras (obligatorias, todo hay que decirlo), cobrando menos que un jóven en un par de horas poniendo copas y las guardias las hacen "por amor al arte".

Desde luego, cada uno le da la importancia que quiere a cada cosa en esta vida. Unos valoran más la labor de un médico, otros la de un bombero y otros la de un policía; pero ¿Porqué no dar valor a la labor de los militares? También hacen un bien común para todos.

Un militar no da la vida por ti, pero jura por su bandera, en caso necesario hacerlo y puedo decir, conociendo a personas que de verdad han dado su vida por España, que tanto para ellos, antes de morir, como para sus familias, no existe orgullo mayor que saber que han hecho lo que debían, como habían jurado. Personas muy cercanas a mi, han expuesto sus vidas por aquello en lo que creen, sabiendo que otros no valoran su labor y menosprecian su trabajo. 

Si ahora alguien quiere escribir sobre la labor de los médicos, los ingenieros, o incluso los toreros, que lo haga, que yo lo respetaré. Cada persona es libre de alabar a quien quiera. Solo espero que no entremos en guerra un día, porque de ser así, todos aquellos que dicen "yo no he pedido que des tu vida por mi", suplicarán al ejército español que vaya a defender esta nación.

‎"Solo merece vivir quien por un noble ideal esta dispuesto a morir".
"El militar no se pertenece a si mismo, su pensamiento, su voluntad y su vida, están dedicados al servicio de la patria".

miércoles, 27 de octubre de 2010

Los militares

Es sacrificio, entrega incondicional, obediencia, honor, lealtad, silencio, disponibilidad y constancia.

Esa sensación, ese escalofrío que te recorre el cuerpo, ese momento en el que escuchas los cañones disparar, los caballos relinchar y el himno sonar. Un momento de silencio total, un respeto que hacia nada más se tiene por igual. ¡A mi me hace estremecer...!


Que manía tiene la gente con desprestigiar a aquellos que se despiertan por y para España, aquellos que sin dudarlo un instante, darían su vida por su patria, que si tienen que dejar a su familia atrás, lo hacen, todo sea por el bien de la nación. Besan su bandera, juran con honor y con orgullo defender España hasta el final, independientemente de que vayan vestidos de verde, azul o blanco, con más o menos insignias, o con gorras o boinas.


Luchan por su territorio, porque siga siendo lo que es, una nación libre, de igualdad y libertad. Sienten los colores rojo y oro, los llevan tatuados a fuego en su sangre. No importan los rangos, no importa la edad, no importa la condición, todos sienten por igual, todos ansían lo mismo y todos viven por la misma doctrina, el militarismo. Disciplina es lo que les enseñan, valores los que siguen y dureza es en lo que se convierte caminar.
Todo el mundo se piensa que es un trabajo fácil, que no corren peligro y que están locos... Pero que le digan eso a las numerosas familias que han perdido a alguien... A los niños que han vuelto del colegio y no han visto más a su padr y las mujeres que esperan en casa a que vuelvan sus maridos y quien vuelve es su superior con la bandera en las manos como señal de luto.


Cuántas guerras olvidadas... Cuántas bajas causadas... Cuántas ciudades en ruinas, con personas llorando en cada esquina... Cuántos héroes dejados al olvido... La gente no ve más lejos de lo que les interesa. Parece que sólo quieren ver las atrocidades que por un motivo u otro, el ejército ha cometido, pero no se dan cuenta que no son los soldados españoles los culpables de esas atrocidades, sino los cargos que están por encima de ellos, los políticos que intentan hacer un mandato mejor. Que nadie va a la guerra por vicio, sino por un motivo; nadie dispara un arma sin remordimiento, pero es en ese momento cuando la sangre fría te tiene que hacer decididir si es el soldado del bando contrario o quizás tu madre.


Ahora si me preguntas si valoro la labor de los militares, si siento orgullo cuando los veo pasar, si me emociono al escucharles hablar o si yo misma sería militar... No dudaría mi respuesta ni por un segundo. Valoro cada mínimo movimiento que hacen, me emociona el simple hecho de ver un uniforme, de saber que ellos si que tienen lo que hay que tener para alistarse al ejército y arriesgar su vida y sonrío cuando los veo desfilar en unidad.



"Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español..."
Jürgens - General de Artillería - Comandante General del XXXVIII - Cuerpo de Ejército de la Wehrmacht


"Este es el sacrificio
del que tanto le había hablado
es la frontera entre los débiles y los fuertes
entre ser civil y soldado"

sábado, 23 de octubre de 2010

Educación

El otro día iba en el metro sentada, leyendo un libro, de camino a clase y como suele ser normal, en ciertas paradas se llenan los vagones. No habían casi ni cerrado las puertas para volver a ponerse en marcha, cuando una mujer bastante entrada en edad (igual tendría sus 80 años, pero se la veía en un perfecto estado físico) me da en el hombro un toquecito y me pregunta que si no tengo intención de levantarme para que ella se siente y que vaya educación la de los jóvenes de hoy en día, que a saber cómo serían nuestros padres que no nos enseñaban a actuar respecto a las personas mayores.

Me levanté, diciendo un "disculpe, señora, siéntese" y seguí leyendo mi libro sin inmutarme lo más mínimo, hasta que volvió a llamar mi atención la forma en la que hablaba de los jóvenes con otra señora que se había sentado a su lado. "Son unos desvergonzados que no tienen educación, ni respeto alguno por las personas mayores. De haber nacido hace unos 40 años, estarían en el colegio aprendiendo cosas útiles y no las tonterías que les enseñan hoy en día".

Muy bien eso de criticar a la juventud imperfecta que hay hoy en día, nos culpan de nuestros fallos, como si ellos no hubieran sido los causantes de ello. Una falta de disciplina, un respeto que no se muestra, mil cosas que se podrían analizar.

Si quizás esa señora hubiera enseñado a sus hijos a como educar a los suyos, no estaríamos ahora mismo en esta situación de falta de una buena educación. Padres que confían sus hijos a la mejor guardería, creyendo que por unos cuantos cientos más de euros, van a salir personas más educadas, respetuosas y honradas. No sé quién va peor desencaminado, si esos padres que no saben educar a sus hijos o esos hijos que no saben escuchar los consejos vacíos de sus padres.

jueves, 21 de octubre de 2010

Una cría...

Y sabes perfectamente que no deberías hablar, que no deberías decir lo que dices y que no deberías actuar como actúas... Pero al fin y al cabo, sólo se vive una vez. No te andes con tonterías, no te calles lo que piensas y no hables si no quieres.
Tú decides el cómo, cuándo, dónde y porqué... No dejes que nadie lo haga por ti.
Naces, te cuidan. Creces, empiezas a ser suficiente. Te haces mayor, tu cuidas a alguien. Mueres y ya no existes. Tienes 365 días al año y una media de unos 80 años para hacer lo que te da la gana. Para decidir cómo vivir y para compartir buenos ratos con quien tu quieras.
Sé una niña cuando te toque serlo, que ya tendrás tiempo de ser adulta. No dejes que porque otros te llamen cría, te hagan madurar más rápido de lo que deberías, porque sólo serás una niña una vez y no tendrás opción a volver a serlo. Ya tendrás ocasión de demostrar tu madurez a lo largo de tu camino muchas veces.
Disfruta siendo pequeña, valora las pequeñas cosas que te hacen feliz, sonríe hasta por ver una mosca pasar... Porque a medida que pasen los años, las pequeñas cosas dejarán de hacerte feliz, empezarás a ver que para la felicidad te hacen falta más cosas, te olvidarás de los pequeños detalles y no te reirás nunca más al ver una mosca pasar.

martes, 19 de octubre de 2010

Mi facultad

Quisiera describir el sitio donde más horas al día paso, ese sitio donde nunca quiero ir, de donde es imposible salir feliz, sí, hablo de mi facultad, la tengo taaaanto cariño...
Algunos lo llaman "La cárcel" y nunca mejor dicho, si te fijas, mires por donde mires, son todo barrotes... Dan una imagen pésima al edificio, que si lo comparas con los que hay alrededor, deja mucho que desear. Unos se enorgullecen teniendo un caballo y unos pequeños jardines para poder hacer bien las quedadas para beber, otros tienen edificios super modernos con las últimas tecnologías... Pues nosotros... ¡Nosotros tenemos barrotes! ¿Algún problema?
Nada más entrar puedes sentir el frío que transmite ese lugar...Espacios muy amplios, todo gris, colores feos para marcar las plantas, escaleras por todos lados, carteles colgando de a saber donde, escritos por paredes como actos de rebelión, colillas apuradas por los suelos de estudiantes agobiados, restos de comida en cada esquina, en fin, es lo menos parecido a un lugar para el perfecto estudio.
Pero me adentraré más en la parte que de verdad me afecta, las clases... Hablo de la mía de este año, puesto que tampoco es que haya visto demasiadas más... Si la comparo con la del año pasado, es como una cámara de gas para judíos (no quiero herir la sensibilidad de nadie), mucha gente, poco espacio, mesas incómodas, micrófonos que no se escuchan y pintadas... Yo creo que no quieren que vayamos a clase o algo así, si no, de verdad que no lo entiendo. Entiendo que los presupuestos que destinan a las Universidades públicas, sean tan bajos, que ni pueden pagar a veces buenos profesores; pero algunas veces, hay cosas que ya es demasiado... Agujeros en el techo, calefacciones que no funcionan, baños siempre averiados, puertas que no abren, ascensores que no suben... Pero todas esas clases de cosas que hacen que sea una facultad maravillosa.

lunes, 18 de octubre de 2010

La puta realidad

Notas como de repente nadas en un mar de lágrimas, bueno, nadas, buceas, te ahogas, lo que tu prefieras... Te encierras en tu rincón, en el recoveco que hay debajo de la mesa donde nunca nadie te encuentra, puedes llorar, gritar, que nadie te escucha, estás tu sola, como tu querías.
Te pones la música super alta, no quieres saber lo que pasa a tu alrededor, solo quieres llorar. Así que, para qué esperar más tiempo... ¡Rompes a llorar! Una lágrima, tras otra, es como un cuento sin final. Cuanto más lloras, más ganas sientes de seguir llorando y notas como la rabia se apodera de ti. Ya no lloras por el motivo por el cual empezaste; lloras por todas esas cosas que se han ido acumulando, la gota que colma el vaso, como se suele decir.
En tu rincón te sientes una princesa conquistando territorio, nada te frena porque no hay nada, ni nadie. Cierras los ojos y te vas a un mundo mejor, donde solo tu reinas, donde todo es como tu quisieras. Abres los ojos de nuevo y ahí está otra vez esa puta realidad.

domingo, 17 de octubre de 2010

Sin más

Yo te ignoro, tu me ignoras,
ya no lloro y pasan las horas...
Miro la ventana y recuerdo como me abrazabas,
me hacías sentir la princesa de tus cuentos
me cantabas y yo sentía como me deseabas.
Me decían que mentías, yo no quise escuchar
y por negar la evidencia, ahora ando cual alma en pena
esperando a que vengas, esperando a que vuelvas.
Tu te vas , yo me quedo,
y ahora que ya no estás,
no quiero, ver como con otras te vas,
sin siquiera mirar atrás.
Yo te pienso, tu te ríes
y es que quiero que me acaricies...
es un sentimiento inmenso.
Verte con otras, saber que no me sueñas...
Dime las cosas, tal cual son...
no prometo no llorar, pero sabré escuchar.